Faemino y cansado

Respeto muchísimo a Faemino y Cansado y creo que son todo un referente en la comedia de este país. No obstante, he visto que diferimos en nuestra forma de trabajar. Yo cuando estreno un monólogo, TODOS los chistes son nuevos. Considero por ética que si el título del espectáculo es nuevo y el dinero del público que vuelve al teatro a verme es “nuevo”, todos los gags que debo ofrecerles también han de serlo. Eso sí, como hacen ellos, elimino sin compasión aquellos que no han hecho gracia cada semana y pongo otros. Podéis leer la entrevista con estas leyendas del humor aquí.

Nov29

10 años de la actuación que cambió mi vida

En 2006 la sala Opera de Valencia era todo un local de referencia en las noches de comedia en España. Yo ya había actuado en 2003 allí y pese a mi falta de tablas, me había ido bastante bien gracias a que, por entonces, el público “compraba” a los cómicos casi todos los chistes. Tres años después, la comedia en vivo estaba comenzando a madurar, el público se empezaba a volver exigente y ya no todos los chistes colaban.

Pues bien, aquella noche del 23 de Noviembre de 2006 actué en Ópera con el embrión de lo que sería “Chicas, Risketos y apuntes pasados a limpios”. Un texto que esa noche me funcionó de forma espectacular y con el conseguí meterme al público en el bolsillo al momento. Fue uno de los mejores bolos que recuerdo y salí de allí eufórico por cómo había ido todo. El destino hizo que la sala grabase aquella actuación con una cámara fija -la foto que veis es una captura- y Javier (dueño de Ópera) me la envío gentilmente días más tarde. Aquel disco llegó a manos del director artístico del Teatreneu, quien tras verla empezó a llamarme repetidamente a casa tratando de convencerme de que debía actuar allí. Esto me hizo plantearme seriamente viajar a Barcelona para probar el espectáculo durante varios fines de semana y bueno, … lo siguiente ya lo sabéis. El 13 de enero de 2007 hice mi primera función en el Teatreneu y casi 10 años más tarde, aquí sigo, en el Llantiol coleccionando carcajadas cada fin de semana.

Nov23

¡Eddie Izzard en el Llantiol!

Suena casi surrealista que un cómico que llena estadios actúe en un café teatro con aforo de 100 personas pero esta es la magia del Llantiol, que todo puede suceder. Eddie está realizando un set de 11 actuaciones estos meses en Barcelona y su gente ha elegido el Llantiol para hacerlas. Y claro, evidentemente, los que actuamos allí estamos encantados de que así sea y le hemos cedido algunos de nuestros horarios para poder tenerle. Ha sido el caso de hoy, que en lugar del clásico doblete del domingo, solo hice la primera función para que Eddie actúe detrás y eso posibilitó poder cruzarme con él en el camerino. Y tengo que decir que ha demostrado ser muy amable. De hecho, fue él quien hizo los selfies. Apenas pudimos hablar porque yo terminaba y él tenía casi ya que abrir puertas al público pero en esos instantes me ha preguntado la palabra en castellano para “the punch of the joke” que viene a ser lo que los cómicos llamos el cierre o el remate del chiste. En definitiva, gran día y TOP Nº1 de mis momentos increíbles en el Llantiol.

Nov13

La foto de WhatsApp

– Cari, ¿has visto mi foto de whatsapp?
– Sí
– Es la del otro día donde salimos los 2 ☺
– Ya ☺
– ¿Tú no la vas a poner?
– Er… No
– ¿Por qué?
– Bueno, pues porque no, no lo veo adecuado.
– ¿El qué no ves adecuado?
– Salir en la foto con otra persona.
– Yo no soy “otra persona”, soy tu pareja.
– Vale, pues no veo adecuado salir en la foto con mi pareja.
– ¿Por qué?
– Pues porque es mi WhatsApp y me gusta que salga mi foto y ya está.
– También es mi WhatsApp y tú sales conmigo.
– Mira, tú haz con tu WhatsApp lo que quieras y deja que yo haga lo mismo con el mío ¿vale?
– ¿No me pones porque te avergüenzas de mí?
– ¿Qué? ¡Joder, no, Cristina, para nada me avergüenzo de ti! No va por ahí. Simplemente considero que el número de teléfono va asociado a mí, solo a persona y no a dos y por eso ha de salir mi foto. Nada más. ¿Tú pondrías una foto de nosotros dos en tu DNI?
– Pues si pudiera, sí. Me parecía algo muy romántico. ¿Tú no?
– ¡Pues claro que no! Fíjate si al poco cortamos, tendría que enseñar mi foto contigo durante 10 años cada vez que me pidan el carnet. Ya me imagino al Mosso: – ¿Y esta chica? – Mi ex – ¿Y qué hace aquí? – Se empeñó en salir conmigo en la foto – Pues parecen ustedes muy felices – Ya, sí, lo estábamos en ese momento… – Oh, vaya, ¿y qué pasó? – Pues nada, que un día… bueno, mire ¿y a usted qué le importa? Múlteme y déjeme tranquilo.
– Jo, cari, siempre tan negativo. En lugar de pensar que estaremos 10 años juntos ya das por hecho que vamos a cortar.
– Negativo no. Me gusta ser un poco independiente con mis cosas. Es mi número, mi whatsapps, pues mi foto.
– Bueno, pues vale. No la pongas pero yo la voy a dejar. Detalles así demuestran quien tiene más ilusión que el otro por la relación.
– Cristina, no vayas por ahí ¿vale? Poner o no poner una foto en mi WhatsApp no indica nada de lo que yo pueda sentir por ti.
– Son detalles.
– ¿Sí? Pues entonces, ¿qué tal si tú tienes el detalle conmigo de dejarme ya en paz con este tema? Te estás poniendo un poquito pesada.
– Vale, vale, pues se acabó. No te volveré a volver a pedir nunca más que pongas nuestra foto en el WhatsApp.
– ¿Seguro?
– Sí.
– Gracias, te lo agradezco.
– De nada.
– ☺
– Cari,…
– ¿Qué?
– ¿Y ponerla en tu Facebook?

Oct25

“¡Zasca!” casi a punto

Tras 5 funciones donde he realizado cambios e incorporado varios chistes nuevos, creo que estoy en condiciones de deciros que el espectáculo ya está casi a punto. El toque final lo alcanzará con el rodaje de las semanas y los gags que vaya añadiendo para complementar los que ya hay.

Oct23